Value investing

Hay múltiples maneras de rentabilizar los ahorros, desde inversión inmobiliaria hasta comprar obras de arte que se revaloricen en el tiempo. Hoy vamos a hablar de la inversión en mercados financieros mediante el value investing.

El value investing es una rama del análisis fundamental, significa la teoría del valor o invertir en valor.

Uno de los enfoques más famosos con los que enfrentar al mercado es el value investing, es el método de inversión que mayor rentabilidad ha dado.

Ejemplos ilustres de inversores que utilizan está operativa:

  • Warren Buffet
  • Peter Lynch
  • Francisco Pamarés

Voy a copiar la definición de value que se da en Bestinver, fondo que fue gestionado por Pamarés:

«El Value Investing (Inversión en Valor) consiste en aprovechar las fluctuaciones a corto plazo de las cotizaciones para invertir a largo plazo.» Es decir, comprar empresas infravaloradas en el corto plazo para obtener una rentabilidad en el largo.

El mercado no es eficiente por lo que debemos utilizar estos momentos de desajuste entre el valor de mercado y el valor real.

Mediante un proceso de análisis y valoración veremos si la empresa está o no infravalorada. Si el valor obtenido mediante el proceso de valoración es superior al precio de cotización, la compañía estará infravalorada. Para este proceso hay que leer las empresas desde la lógica, preguntarse qué hacen y cómo lo hacen y aplicar ratios para clarificar el devenir de la compañía. Estos ratios los podemos ver en el apartado de análisis fundamental.

Características

  • Invierten siempre a largo plazo.
  • Aplican sistemáticamente el «value investing».
  • Otorgan poca relevancia al análisis macroeconómico.
  • Encuentran poco relevante el análisis técnico.
  • No utilizan de manera significativa instrumentos derivados

Bases

  • El mercado no es eficiente.
  • Comprender los negocios en los que se invierte.
  • Comprar empresas como algo real, como si fuese tuya.
  • Largo plazo de inversión

No hay que confundir valor y precio

  • A largo plazo: PRECIO = VALOR
    A largo plazo el precio de una acción/bono tiende a igualarse a su valor, reflejando sus perspectivas “económicas”.
  • A corto plazo: PRECIO o VALOR
    A corto plazo, factores “coyunturales” inciden en el precio de un activo sin alterar su capacidad intrínseca para generar valor.
  • Conclusión: Aprovechar las distorsiones a corto plazo para invertir a largo plazo, conservando un margen de seguridad.
  • Clave: Determinación del valor de un activo.

Ineficiencia temporal

  • Refleja con eficiencia la información conocida, pero tiende a no reflejar los posibles cambios futuros (en el accionariado, gestión, ciclos, márgenes).
    Razón: Miedo a separarse del consenso.
  • Exagera los movimientos.
    Razón: Es habitual seguir las modas que se autoalimentan.
  • Penaliza en exceso la iliquidez.
    Razón: Los grandes brokers o creadores de opinión no rentabilizan su análisis con los valores pequeños.

CONCLUSIÓN: Aprovechar los momentos de ineficiencia (no hay que invertir siempre).

Requisitos

  • Capacidad analítica
  • Lógica
  • Disciplina
  • Paciencia
  • Perseverancia
  • Independencia

Con mucha práctica y trabajo podemos esperar un retorno del 15% anual. Parece poco, pero si a esto le añadimos el interés compuesto se nos queda en algo muy a tener en cuenta. Si invertimos 100.000 € durante 20 años veamos estas diferentes rentabilidades compuestas:

  • 5% anual compuesto = 271.264 €
  • 10% anual compuesto = 732.807 €
  • 15% anual compuesto = 1.971.550 €

Nada mal eh. Esta metodología requiere trabajo, visión y más trabajo, pero da sus frutos. También existen buenos fondos de inversión value a los que acudir si se prefiere.