Análisis técnico

Existen dos maneras de afrontar el mercado. Mediante el análisis fundamental, el cual estudia el valor real de un activo y no su valor bursátil utilizando fórmulas y ratios, y mediante el análisis técnico que se basa en la lectura de los gráficos para interpretar así los movimientos del precio. Hay una gran rivalidad entre ambas vertientes, mi opinión es que a corto plazo hay que utilizar el análisis técnico y a largo plazo el análisis fundamental, si ambos están en concordancia nuestras posibilidades de éxito aumentan considerablemente.

Existe demasiada información en la red sobre ambas, así que intentaré resumir lo más importante. Dentro de cada materia considero estas dos las vertientes más importantes:

  • Value investing (A. fundamental)
  • Precio y volumen (A. técnico)

Pero hoy voy a hacer un resumen del análisis técnico tradicional. Empecemos.

Existen dos variantes:

  1. Análisis cuantitativo
  2. Análisis chartista

El primero se especializa en el estudio de los indicadores y estadísticas en el pasado, mientras que el segundo estudia la formación de figuras que se van repitiendo en el tiempo y que tienen resultados similares.

 El análisis técnico se basa en tres principios clave:

  1. Los movimientos del mercado lo descuentan todo
  2. Los precios se mueven en tendencias
  3. La historia se repite

El técnico cree que cualquier cosa que pueda afectar al precio (razones fundamentales, políticas, etc) se refleja realmente en el precio de ese mercado, por lo que bastará un estudio exhaustivo de los movimientos del mercado. Viendo un gráfico podemos descubrir antes que nadie las posiciones de los profesionales, el mercado está descontando un cambio.

Los mercados tienen tendencias y es más probable la continuación del movimiento que su retroceso. Las tendencias son una serie de picos (mín-max) crecientes o decrecientes dependiendo si estamos en tendencia alcista o bajista. Las tendencias se siguen hasta que muestre señales de agotamiento o cambio de tendencia.

Los movimientos del mercado tienen que ver con el estudio de la psicología humana, y los sentimientos de los operadores, aunque diferentes cada vez, se repiten en el tiempo. Los operadores son siempre los mismos y los humanos no cambian, cuando hay pánico la gente vende y los profesionales compran y cuando hay euforia los operadores compran y los profesionales sueltan papel y cierran sus posiciones, este ciclo se repite una y otra vez.

Existen diferentes tipos de gráficos:

  • Línea
  • Barras
  • Velas japonesas
  • Velas Heiken Ashi
  • Punto y figura
  • Renko
  • Volúmenes

Cada una de estas cumple una función. Quiero aclarar que no existe el santo grial, no vale la pena probar todos los indicadores buscando la consistencia, es mejor ceñirse a un método y practicarlo una y otra vez.

Puntos clave:

  • Tendencias
  • Soportes y resistencias
  • Líneas de tendencia
  • Canales

Estos cuatro puntos son clave para comprender la estructura del mercado. Pasemos ahora al

ANÁLISIS CHARTISTA

Estas son las principales y las únicas que considero importantes.

Formaciones de cambio de tendencia

  1. Hombro-cabeza-hombro
  2. Doble y triple suelos y techos
  3. Suelos y techos redondeados
  4. Vueltas en V
  5. Cuñas
  6. Ondas Wolfe
  7. Diamantes

figuras de vuelta

Todas estas formaciones son de cambio de tendencia, si nos fijamos bien en la 3, 5 y 6 el precio va perdiendo momentum y frenando, mientras que en la 1, la 2 y la 7 es un proceso de acumulación o distribución que hace cambiar la dirección del tiempo. Por último la vuelta en V es un cambio drástico de dirección muy difícil de coger.

Formaciones de continuación de tendencia

  1. Banderas y gallardetes
  2. Triángulos
  3. Rectángulos

Continuación

Los triángulos pueden ser simétricos o ascendentes/descendentes. Los gallardetes son un retroceso en forma de canal y las banderas un retroceso rectangular que profundiza en tiempo y no en precio. Lo más importante es ver que en estas formaciones el precio retrocede sin fuerza para continuar con la tendencia anterior.

ANÁLISIS CUANTITATIVO

Ya hemos visto las formaciones de precio más relevantes, es el momento de explicar los indicadores más importantes y cómo funcionan.

El análisis cuantitativo pretende evitar la subjetividad del análisis chartista mediante la aplicación de fórmulas matemáticas y estadísticas a los precios y volúmenes del activo en cuestión. Si bien se han conseguido avances notables al respecto, ningún indicador ha resultado ser la respuesta exacta a la inversión en bolsa. Existen infinidad de indicadores, pero voy a resumir los más famosos y prácticos.

Antes de empezar debemos saber que hay dos grandes grupos dentro del análisis cuantitativo:

  1. Indicadores seguidores de tendencia
  2. Osciladores

Indicadores

El indicador de seguimiento de tendencia más importante es la media móvil. La media móvil es un indicador muy utilizado y, tal y como su nombre indica, es una media sobre un conjunto de valores (precios, volúmenes…) y se calcula sobre un número «n» de períodos. Por ejemplo una media móvil de 20 días se obtendría sumando los últimos 20 cierres y dividiéndolo entre 20. Lo que se consigue con este indicador es suavizar el precio y ver más claramente la dirección de los precios, eso sí, retrasando la actuación del mercado, es decir, a más periodos, más suavización y más retardo.

Hay diferentes medias móviles y se diferencian en su forma de cálculo:

  • Medias móviles simples
  • Medias móviles exponenciales
  • Medias móviles ponderadas

Existen bastantes más, pero con estas tres sobran. La primera es el cálculo simple (n cierres/n periodos), la segunda prioriza los últimos n periodos para reducir el retardo y la última pondera los datos disponibles del valor. A mí, personalmente, las que más me gustan son las medías simples y exponenciales.

¿Cómo se utilizan? Hay varios métodos de empleo:

  1. Seguir el precio mediante una media móvil y saber su dirección utilizando su inclinación y su distancia con respecto al precio
  2. Cruce del precio a la media móvil. Si cruza a la baja genera una señal de venta y al revés si es al alza.
  3. Cruce de medias. Utilizar una media corta (x periodos) y una larga (z periodos que debe ser mayor a x). Cuando la media pequeña corta al alza la media larga se genera una señal de compra, cuando la media pequeña corta a la baja la media larga se da una señal de venta.
  4. Como soporte/resistencia dinámica
  5. Según el precio esté por encima o por abajo de varias medias móviles

En esta imagen vemos los cinco ejemplos propuestos:

Medias

Lo más importante es saber cuándo estaremos en tendencia y cuándo no, porque en el primer caso funcionarán de maravilla y, en el segundo, fallarán más que una escopeta de feria.

Osciladores

Cuando el mercado no está en tendencia, debemos utilizar los osciladores, ya que nos anticipan cambios de dirección en el precio. Todos o casi todos los osciladores tienen el concepto momentum como clave a la hora de elaborar el indicador; el momentum es la velocidad del precio con respecto a sus anteriores n velocidades.

Todos los osciladores son muy parecidos, presentan unas líneas en la parte inferior y superior del gráfico que representan los límites de éstos, una línea central a modo de 0 y, a veces, unas medias móviles que funcionan como gatillo de entrada.

En la siguiente imagen podemos ver el funcionamiento y los tres principales usos para analizar un oscilador:

osciladores

  1. Utilizando los límites. Zonas que marcan si el precio está sobrecomprado o sobrevendido, es decir, vendemos si entra la zona de sobrecompra (rojo) y compramos si está en zona de sobreventa (verde).
  2. Mediante el cruce del oscilador con la línea central 0. Si cruza hacia arriba compramos, si cruza hacia abajo vendemos. Hay algunos osciladores que también tienen medias móviles que actúan como gatillos de entrada conjuntamente con la línea central.
  3. Usando las divergencias. Una divergencia es un  desajuste entre el precio y el indicador, es decir, si los precios bajan y el indicador está subiendo se trata de una divergencia positiva o alcista, un cambio es inminente. Si los precios suben y el indicador está bajando estamos ante una divergencia negativa o bajista.

La práctica le dirá que método o métodos utilizar, para mí, sin duda alguna, las divergencias son el método más fiable.

Los más importantes osciladores son:

  • Momentum

El momentum, como oscilador básico, mide la tasa de cambio de los precios de un período fijado previamente respecto al cierre actual. Si se utilizan períodos cortos de tiempo es muy sensible y tiene mucho ruido. Mide la fuerza con la que sube o baja un valor respecto al período de tiempo dado, es decir, si acelera o desacelera dependiendo de su posición con respecto a la línea central 0.

  • RSI

El RSI o índice de fuerza relativa se basa en las variaciones de los precios en un período de tiempo determinado. El período base es 14 y las zonas de sobrecompra y sobreventa son 30 y 70 respectivamente. Se utiliza mediante el método 1 y 3,es decir,  zonas de sobrecompra/sobreventa y divergencias.

  • Estocástico

El estocástico se basa en la observación que establece qué a medida que los precios bajan, los cierres se aproximan más a los mínimos del día y, al contrario ocurre, cuando los precios suben. Las zonas de límites son 20 y 80 y está compuesto por unas medias %K y %D que nos darán las señales. Una señal de compra se lanzará cuando las dos líneas estén en la zona de 20, se encuentre ambas en sentido ascendente y el gráfico de precios esté igual. También podemos utilizar como métodos de entrada el cruce de medias (2) y las divergencias (3).

  • ADX

El ADX es un sistema basado en el análisis de la tendencia, es decir, en el índice de movimiento direccional. Sirve como filtro para saber si estamos o no en tendencia. Determina la dirección del precio en relación a la dirección del día anterior analizando su fortaleza. Se presenta en una escala de 0 a 100 y una línea central en 30 y su función más importante es determinar si un valor se encuentra en tendencia y cuál es la fuerza de la misma, no nos dice su dirección. Si el valor está por encima de 30 estamos en tendencia clara por lo que será mejor utilizar medias móviles o el MACD, y, si por el contrario el valor está por debajo de 30, significa que no estamos en tendencia por lo que osciladores como el RSI, estocástico o momentum serán los más adecuados.

  • MACD

El MACD o indicador de convergencia/divergencia de la media móvil fue desarrollado por Gerald Appel y se basa en dos medias exponenciales que se mueven alrededor de una línea 0, generando así las señales de compra o venta. Está estructurado en varias partes: las medias, el histograma y el momentum. Se pueden utilizar los métodos 2 y 3, es decir, mediante el cruce de la línea 0 y utilizando las divergencias.

Conclusión

Existen miles de indicadores, pero ya te adelanto que ninguno es mágico ni son el santo grial. Yo no soy muy fan de los indicadores y sólo los considero útiles si te aportan algo de valor a tu operativa, pero ni mucho menos cómo parte del método. Es mejor no perder el tiempo probándolos todos y dedicar ese tiempo a mejorar nuestra propia operativa/psicología y desgraciadamente lo digo por experiencia propia, pues los he probado casi todos.